Compartir

Victoria balsámica ante el Celta, pero carente de algo de fútbol. Villarreal y Qarabag serán los dos próximas reválidas del Metropolitano. Carrasco puede estar en la lista de salidas para enero y Griezmann todavía sigue desaparecido:

plus500

No hay dudas. Oblak se ha convertido en el rey del Atlético. El que sigue permitiendo que el cuadro rojiblanco sigue en la cuarta posición de la Liga, no haya perdido un partido y que se haya ganado en Vigo ante un Celta que volvió a encontrar a un portero salvador. Es el que todavía permite a los colchonero seguir soñando que puedan estar en la pelea por los títulos cuando en enero lleguen Vitolo y Diego Costa. El que tiene que tener las ideas claras es Miguel Ángel Gil Marín. Para que el Atlético de futuro no se venga abajo tiene que asegurar la continuidad del guardameta a cualquier precio. Hay que ampliarle el contrato –sin descartar que esté en blanco y que ponga el dinero que desea ganar- y sobre todo colocarle un precio a su libertad que como mínimo rondes los 200 millones de euros, en lugar de los 100 actuales y que ya infinidad de pretendientes dispuestos a pagarlo. Oblak es la pieza fundamental para el futuro rojiblanco y junto con Saúl los único que están manteniendo en pie la nave cholista. Incluso es de chiste que en los premios de la FIFA no vaya a ganar el dedicado al mejor portero cuando nadie discute que es el número uno del mundo. Pese a que los resultados sigan acompañando la realidad es que cada partido es peor que el anterior y ante el Celta dieron una imagen más que triste y la última media hora prácticamente se colgaron del larguero. Es algo que preocupa mucho y que provoca incluso que la plantilla este llena de duda. Saben que están lejos de los seis años anteriores con Simeone y ahora tienen otras dos reválidas más que importante. Los partidos en Liga contra el Villarreal y de Champions contra el Qarabag serán en el Wanda Metropolitano y ya saben que tienen ganar y convencer. Los aficionados comienzan a ponerse nerviosos y sobre todo cuando hacen la comparación en años anteriores en las que el equipo nunca les decepcionaba.

El que está en el punto de mira es Carrasco. No gustó en absoluto su comportamiento cuando fue cambiado en la Champions y por eso no fue convocado para ir a Vigo. El jugador quiere y busca la titularidad para que Bélgica le siga manteniendo como uno de sus fijos para el Mundial de Rusia. Con el gol de Gameiro no sería extraño que el galo se quede en el mercado invernal y que el club pueda estudiar las ofertas que le lleguen por el centrocampista. Tampoco pasa desapercibido el rendimiento que viene exhibiendo Griezmann. Desde luego muy lejos del listón que ha puesto en el Atlético y el mosqueo es general por el hecho de que un día sí y otro también salten rumores, en especial desde Inglaterra, en el sentido de que United y City estarían dispuestos a pagar en enero los 100 millones que vale su libertad y hacer las maletas. Se espera que siga adelante con su palabra de al menos quedarse este año y de esta manera se calmen las aguas. También los técnicos asumen que hay nombres míticos a los cuales se les está notando el paso de los años y por eso ya han comenzado a buscar centrocampistas y defensas que se van a convertir en prioridades en cuanto a las altas del verano. Tampoco es extraño que el Cholo ante el Elche pueda volver a tirar de Augusto, ya que es evidente que se nota en exceso la ausencia de un líder que en los momento más complicados en el campo sepa imponerse al equipo y aplicar el ritmo que pide el banquillo y sean historia las dudas que están surgiendo y en especial la penosa imagen defensiva que están dejando en cada partido.

Artículo original