Compartir

El Atlético de Madrid se presenta en Balaídos con dos bajas importantes, las de Koke y Carrasco que, con molestias físicas, no viajaron a Vigo con el resto del equipo. Siendo los dos jugadores relevantes en los planes de Diego Simeone, el vallecano es básico, fundamental. Así lo ha reconocido el propio entrenador argentino públicamente en más de una ocasión.

plus500

El internacional español sólo se ha perdido 17 de los 220 encuentros de Liga en los que el Cholo ha estado sentado en el banquillo colchonero. Una auténtica barbaridad que demuestra la importancia que tiene el canterano rojiblanco para el argentino que fue, precisamente, el que frenó su salida del Atlético cuando aterrizó en el Manzanares, ya que ante la falta de minutos que tenía y su juventud, el vallecano no quería estar parado, deseaba jugar.

Por ejemplo, la campaña pasada, Koke sólo se perdió dos partidos del torneo de la regularidad. En la 15/16, tres, uno menos que en la 14/15, y sólo dos en el curso en el que el Atlético se proclamó campeón de Liga.

Y cuando no ha contado por Simeone, ha sido por sanción o por lesión. Esta misma campaña, sin ir más lejos, era el único jugador de campo junto a Saúl que había disputado absolutamente todos los minutos posibles. Con su ausencia en Bakú, donde no pudo actuar frente al Qarabag por unas molestias musculares que aún mantiene (vio el partido desde el palco) se rompió esa trayectoria, quedando el ilicitano como el único que lo ha jugado todo en la presente temporada.

Artículo original