Compartir

Reacción o depresión. Dos opciones tiene el Atlético de Madrid esta tarde en Balaídos. O se reencuentran con la victoria frente al Celta de Vigo, o los rojiblancos entrarán en crisis. Son ya cuatro partidos sin ganar los que lleva el equipo colchonero (derrota ante Chelsea y empates con Leganés, Barça y Qarabag), igualando la peor racha sin triunfos de la era Simeone. Nunca han estado cinco encuentros sin vencer en este periodo. Y llegaría si no regresan a Madrid con los tres puntos.

plus500

El Cholo y los suyos se muestran optimistas y confían en revertir la situación en un estadio que han conquistado en cuatro de sus últimas cinco visitas ligueras y al que también llegaron con dudas el curso pasado. Eso sí, las resolvieron de un plumazo, con un contundente 0-4.

Llegan con dos bajas importantes los rojiblancos: Koke y Carrasco. Con molestias en el muslo derecho el primero y con problemas en la rodilla izquierda el segundo. Simeone hará cuatro cambios en el equipo respecto al que tropezó en Azerbaiyán según lo ensayado ayer. Además del belga, saldrían Vrsaljko, Filipe y Gaitán y entrarían Juanfran, Lucas, Thomas y Correa.

Esto significa que Gameiro volvería a formar ataque con Griezmann, después de ser titular por primera vez en la temporada en el martes. Además, los apoyaría Correa en esas labores, pues el habitual 4-4-2 de los colchoneros, que se mantendría en defensa, mudaría a un 4-3-3 en ataque, con la intención de romper por el centro con un fútbol vertical a la zaga celeste.

Por su parte, los de Unzue llegan en su mejor momento del curso, con cuatro jornadas sin perder, goleando a la UD Las Palmas a domicilio en la última. Recupera el preparador olívico a Hugo Mallo y mantiene la duda del griposo Cabral, mientras que Wass podría entrar por Jozabed en la medular para combatir el poderío físico de los de Simeone. Y arriba, con Iago Aspas fijo, Pione Sisto y Emre Mor se perfilan como acompañantes.

No es el mejor rival para que el Atlético reaccione, pero no le queda otra que hacerlo si no quiere entrar de lleno en una depresión.

PREVIA CELTA ATLETICOArtículo original