Compartir

Balsámica. El Atlético venció en Balaídos en un discreto partido del conjunto rojiblanco, pero sumó los tres puntos que ahora mismo es lo que más importa. El Atlético se mostró serio y competitivo como siempre ante un Celta que lo intentó una y otra vez pero que se topó con Oblak. No está el Atleti ahora mismo para tirar muchos cohetes. Todo lo contrario. A Vigo acudió un conjunto lleno de dudas y ese 0-1 le da a los de Simeone mucha vida, más confianza, además de tres puntos que son vitales para no perder de vista la cabeza de la clasificación. Ganar siempre es importante, pero en ocasiones tiene un efecto balsámico para los equipos. Después de los empates ante Leganés, Barcelona y Qarabag, los tres puntos despejan el futuro inmediato de un equipo que no se rinde nunca.

plus500

Gameiro. Desde el pasado 29 de abril no marcaba el delantero francés. Lo hizo en una jugada a balón parado, en un barullo pero fue más listo que nadie y estuvo en el sitio en el que deben estar los delanteros. Gameiro también necesitaba marcar tras el mal partido jugado en Bakú. Necesita confianza y ese tanto le hará ver el futuro con más optimismo. Griezmann no está bien, Vietto desapareció y Torres también tiene que encontrar su mejor nivel, por lo que ahora Gameiro puede ser fundamental en este equipo. En Bakú el Cholo no paró de animarle en todo el encuentro, aún cuando no controló bien ni un balón. Pero el técnico sabe que hasta que los demás vayan adquiriendo su nivel, y hasta que puedan jugar Costa y Vitolo, Gameiro tiene que hacer goles decisivos para el Atlético.

Sin perder. Sin jugar bien, defendiendo casi en el mismo área el 0-1, el Atleti venció y sigue sin conocer la derrota fuera de casa en esta temporada. Empató ante Girona, Valencia, Leganés, en el campeonato, y contra Roma y Qarabag, en Champions; y ganó en Las Palmas, Bilbao y Vigo. Ocho partidos sin caer derrotado lejos de casa. Tiene mérito. En algunos encuentros que empató mereció ganar, como en Roma e incluso en Valencia. En otros ha tenido una actuación discreta, como ante ante el Celta, pero el triunfo hace que el Atlético siga en puestos de Champions.

Godín. El defensa igualó a Perea como el extranjero del Atlético con más partidos, 314 encuentros defendiendo la camiseta rojiblanca. Godín es pieza clave en este equipo y un jugador que lo da todo en cada encuentro. Por eso se ha ganado el respeto y el cariño de la afición rojiblanca. Por eso es ya una leyenda en el Atlético. Y aún le quedan muchos encuentros y muchas victorias con el equipo rojiblanco.

El juego. El buen juego del Atlético llegará cuando el equipo tenga más tranquilidad en los partidos, cuando no acuse tantas dudas y se sienta más seguro. Acaba una semana complicada para el equipo, que empezó con un empate ante el Barcelona y acaba en Vigo. Los que vean el vaso medio vacío dirán que así no se va a ninguna parte, que el equipo no juega bien y que Oblak fue el mejor. Los que lo vean medio lleno comentarán que el equipo sigue ahí, arriba, sin perder, compitiendo y habiendo juego fuera en campos complicados.

La Copa. El miércoles llega la Copa y el sábado el Villarreal, en partido homenaje a las peñas del club rojiblanco. Será un bonito día para lograr un triunfo y contentar a una afición que respiró ayer como pocas veces. También lo hizo Simeone, quien tras el 0-0 en Azerbaiyán aseguró que tenía total confianza en la plantilla. De momento, se ha salvado el primer momento complicado de la temporada. El Atlético sigue vivo.

Artículo original