Compartir

Godín, con el brazalete del Atlético Chema ReyMARCA0Comentar[1]

plus500

Pocos podían imaginar, allá por el verano de 2010, que los aproximados 11 millones de euros que el Atlético abonaba al Villarreal por su central iban a acabar resultando una ganga. Tampoco que aquel uruguayo iba a calar en la entidad como en su día lo hicieran Ayala, Griffa, Madinabeytia o el mismísimo Futre. Ocho temporadas después, si juega mañana en Vigo, Godín igualará a Perea como el futbolista extranjero que más veces se ha enfundado la camiseta rojiblanca. El colombiano se quedó en 314 partidos, el charrúa aún no ha terminado de escribir una historia en la que sólo se le resiste la Champions que tiene entre ceja y ceja.

El que fuera su compañero en la zaga durante sus dos primeras campañas en el Atlético -coincidieron en 30 partidos de Liga, 1 de Copa y 11 de competiciones europeas– se presenta de este modo como una estación de paso en su camino hacia el olimpo de leyendas de la entidad. Así, si el cafetero conquistó dos Europa League (09-10 y 11-12) y una Supercopa de Europa (2010) en sus ocho temporadas en el Atlético, Godín ha levantado dos Supercopas de Europa (2010 y 2012), una Europa League (11-12), una Copa (12-13), una Liga (13-14) y una Supercopa de España (2014) en los siete ejercicios a los que ya ha puesto rúbrica.

Si Perea puso fin a su periplo como jugador rojiblanco -ahora ejerce de ayudante en el Juvenil A- sin un solo gol que celebrar, el hoy segundo capitán del Atlético cuenta con 22 en su haber. Algunos memorables, aunque ninguno como el testarazo con el que ingresó en la historia el 17 de mayo de 2014. Su vuelo en el área del Camp Nou, que a la postre significaría el empate con el que los de Simeone arrebataban el título de Liga al Barcelona, perdurará para la eternidad. No obstante, no fue el único destacado, pues en la época en la que la pizarra del Cholo arrasaba como un rodillo, la cabeza de Godín siempre era uno de los faros.

CABEZA PRODIGIOSA

De ese modo llegó su primera diana en el Calderón, en la victoria (3-0) frente al Rosenborg del 21 de octubre de 2010 de la fase de grupos de la Europa League. También saludaría a la Copa como futbolista rojiblanco, en el 0-5 frente al Universidad de seis días más tarde. Y a la primera de las eliminatorias continentales, frente al Lazio el 23 de febrero de 2012, que iniciaría la senda hacia el título de Bucarest. Como no podía ser de otra manera, su primer tanto en la Champions, también llegaría en otra disputa aérea, en Oporto, en el 1-2 del 1 de octubre de 2013. Incluso en uno de sus días más difíciles de su periplo en el Atlético, en la maldita final de Lisboa, también había firmado un cabezazo marca de la casa que resultó inútil por escasos segundos.

UN SOLDADO DEL CHOLO

Más allá de estos imborrables recuerdos, la figura de Godín no se entiende de otro modo que como una extensión de Simeone en el campo. Independientemente de que esta temporada, por primera vez desde que el técnico tomara las riendas, haya empezado a entrar en las rotaciones con el fin de dosificar sus esfuerzos, el central uruguayo ha sido uno de los pilares sobre los que se han sustentado los éxitos del Cholo. De ahí que hayan sido 268 ocasiones en las que ha requerido los servicios de Godín, casi siempre partiendo desde el once, que le acercan al ranking de los 20 futbolistas -Ufarte marca la referencia con 222 partidos- con más presencias en la historia del Atlético. Sin ninguna duda, siempre será su casa

TE PUEDE INTERESAR

Temas relacionados

References

  1. ^ 0Comentar (www.marca.com)

Artículo original