Compartir

El Atlético de Madrid recibe este sábado al Barcelona a las 20.45 horas en el Wanda Metropolitano. Uno de los clásicos de LaLiga, un partido marcado siempre en el calendario para los seguidores colchoneros y que ha tomado gran importancia para Simeone y sus muchachos. Porque el líder, el equipo de Valverde, les saca seis puntos en siete jornadas del campeonato disputadas. Una derrota permitiría que los catalanes se escapasen.

plus500

Saben los rojiblancos la trascendencia del choque. El Cholo está preparando el partido a conciencia en Majadahonda, donde estos días ha trabajado la presión alta, el repliegue, la salida del balón, las llegadas al área rival, la estrategia… Luego está el ‘factor Messi’, el que suele desequilibrar los partidos del lado azulgrana, pero el Atlético está preparado.

El cuadro colchonero basa y basará su fuerza en el grupo. Pero por más que el colectivo sea lo que prime en el Atlético, y que sólo a nivel conjunto se puede parar a un equipo como el Barcelona, dos son las figuras en las que se depositan de forma mayoritaria las esperanzas de todos los colchoneros. Oblak y Griezmann. Precisamente, los dos únicos jugadores del Atlético que están entre los 30 nominados finales al Balón de Oro de 2017.

El esloveno se ha ganado estar entre los mejores del mundo. Nadie duda de ello. Y sus actuaciones así lo demuestran. Llega al partido con la decepción de no haber conseguido el billete para el Mundial de Rusia con la selección eslovena, pero en buena forma.

Con el Atlético, ha dejado su puerta a cero en cuatro de los últimos cinco partidos de Liga. Valencia, Málaga, Sevilla y Leganés no lograron batirle, con intervenciones de mérito en todos los encuentros, sobre todo en el último celebrado en Butarque, donde evitó males mayores para los rojiblancos, que sólo pudieron sacar un empate.

A nadie se le escapa que su actuación será importante para que el Atlético de Madrid derrote el sábado a un Barcelona que llega con Messi, Suárez y compañía dispuesto a seguir contando sus partidos por victorias y con un caudal realizador sobresaliente. 23 goles en siete encuentros, más de tres por encuentro.

Y si brillantes son los números ofensivos del Barça, no menos lo son los defensivos. Porque los de Valverde son el equipo más sólido del campeonato en estos momentos, con sólo dos goles en contra en las siete jornadas disputadas. Getafe y Eibar son los únicos que han logrado marcar a Ter Stegen.

Y en este sentido, el Atlético necesitará el sábado la mejor versión de su hombre más desequilibrante, Antoine Griezmann. No está siendo su mejor inicio de curso, pero siempre es una garantía. Y más en el Wanda Metropolitano, donde ha anotado en los tres duelos que se han disputado en el nuevo estadio colchonero. Málaga, Sevilla y Chelsea han sido sus víctimas. Tres de los cuatro goles firmados en casa en este curso llevan su firma. El otro la de la Carrasco.

Le está costando al francés encontrar el gol, pero en las últimas semanas ha recuperado olfato. A los goles con el Atlético hay que sumar el logrado con su selección el martes (también dio una asistencia), clave para que los galos lograran la clasificación para el Mundial.

Antoine Griezmann y Jan Oblak son las grandes armas del Atlético para derrotar al Barcelona, además del colectivo, claro.

Artículo original